Nicolás Brito Grandes

Soy un electricista curioso que nunca se queda con la duda

La vida es un carrusel

leave a comment »

Guayaquil, 30 de Octubre de 2007.

LA VIDA ES UN CARRUSEL

Sin lugar a dudas no hay nada nuevo bajo el sol; los antiguos griegos se quejaban de la carestía de la vida y decían que todo tiempo pasado fue mejor; las críticas de Mafalda no pierden vigencia y basta con cambiar los nombres de los personajes para ver que las circunstancias son iguales.

La vida del hombre es demasiado corta, por lo que la mayoría no alcanza a consolidar los conocimientos morales que son los únicos que nos pueden llevar a una autentica superación y modernismo como especie.

Por más avances científicos que logramos seguimos siendo bárbaros, muchos ejecutivos de Londres o de Washington, al igual que muchos habitantes de la selva, no dudarían en perjudicar a su prójimo si esto les significaría un beneficio; al igual que en los comienzos de los tiempos seguimos asesinando a “Abel”.

Con esta reflexión paso a comentar sobre la frase “La vida es un carrusel”; al igual que ese juego de feria, la vida gira en círculos, razón por la que las circunstancias se repiten; sin embargo, hay personas que por ignorancia consideran que están haciendo algo inédito.

Esto lo puedo demostrar con cientos de casos de otros países.

Como el del Ministro de Propaganda del partido alemán nazi, Joseph Goebbels, que utilizó los recursos del sistema educativo y de los medios de comunicación (periódico oficial El Ataque, bocinas instaladas en las ciudades que constantemente trasmitían música patria, radios que sólo sintonizaban emisoras oficiales) para promover una campaña de odio contra determinados grupos de ciudadanos y para lavar el cerebro del pueblo alemán hasta convencerlos que Hitler era un dios.

Pero, prefiero utilizar dos ejemplos de nuestra historia.

En primer lugar citó las reflexiones del doctor Juan Larrea Holguín registradas en el volumen I de su Derecho Constitucional Ecuatoriano:

“Por otra parte se puede preguntar si las 17 o 18 Constituciones ecuatorianas, significan realmente otros tantos intentos de fundar el Estado…en algunos casos, sobre todo en 1830, 1835 y 1845, se quería pretenciosamente hasta comenzar una nueva cuenta de los años (Año 1 de la libertad)”.

“Tal vez un acentuado personalismo caudillista y el egoísmo de partidos políticos muy inmaduros en el campo ideológico y que pretendían afirmarse en torno a la imposición de actitudes individuales, son las causas de que en lugar de la ponderada y humilde reforma de la Constitución hayamos más bien intentado hacer cada vez algo nuevo, que resultaba infaliblemente muy parecido a lo antiguo”.  

Como segundo ejemplo utilizo un editorial del diario El Universo con importantes recomendaciones para el Primer Mandatario:

“El país no necesita más turbulencias políticas ni pesadillas desestabilizadoras. Por el contrario, lo que la nación demanda en este momento es que los gobernantes, los líderes políticos y las fuerzas armadas pongan toda su atención en los grandes desafíos que enfrenta el Ecuador”.

“Fortalecer, sostener la dolarización con productividad, dar énfasis a la salud y a la educación públicas y a la creación de más empleo son algunos de los objetivos a los cuales deberían apuntar todos los actores políticos, militares y sociales, pero en especial, el Presidente de la República”.

También indica que por el Presidente electo votó la mayoría de los ecuatorianos y que encuestas y sondeos estimaban que su triunfo se debió fundamentalmente a la pérdida de credibilidad de los partidos políticos tradicionales y la oferta de combatir la corrupción por ser este el problema más severo que azota la nación.

En dicho sufragio muchos ecuatorianos pusieron su esperanza en que, finalmente, la situación cambiaría.

“El Presidente no puede aplazar más la necesidad de un manejo económico que mire el largo plazo. El país enfrenta la urgencia de inscribirse en el sistema productivo mundial volviéndose más competitivo”.

“El país tiene urgencias, retos y desafíos que solo se podrán superar con liderazgo, inteligencia, visión y perspectiva de su más alto dirigente”.

Por último se exhorta diciendo “Trabaje, señor Presidente”.

Los dos ejemplos presentados demuestran, sin lugar a dudas, que la vida es un carrusel, las circunstancias de la política ecuatoriana actual son similares a los que en tiempos pasados soportamos los ecuatorianos (y los alemanes).

Las reflexiones de Monseñor Larrea, aunque las tomé de la edición de 1998, son del año 1960; y el editorial de El Universo es del 18 de abril del 2004.

 

 

 

Written by Nicolás Brito Grandes

28 octubre, 2007 a 12:11

Publicado en Noticias y política

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: