Nicolás Brito Grandes

Soy un electricista curioso que nunca se queda con la duda

El mismo circo con otros payasos

leave a comment »

                                                                             
 
Guayaquil, 3 de agosto de 2009.
 
EL MISMO CIRCO CON OTROS PAYASOS
 
El 30 de julio del presente año, mientras realizaba un trabajo eléctrico en un domicilio de la vía a Samborondon, al destapar un panel, hallé la página central del diario EXPRESO del 1 de marzo del 2005, encontré información interesante: un titular dice “Juan Falconí permanece aún en la Policía Judicial” en la foto se ve a su abogado Carlos Bravo. También hay un comunicado pagado por el Comité de Empresa de la Empresa Eléctrica del Ecuador titulado “TRABAJADORES DE EMELEC APOYAN A LA ADMINISTRACIÓN TEMPORAL ACTUAL”. La caricatura de LIM la adjunto. Pero lo que más me llamó la atención fue el editorial – que más abajo lo transcribo – de su lectura podemos concluir que la política ecuatoriana en el siglo XXI es igual a la del siglo XX, es el mismo circo solo que otros son los payasos.
 
POLITICA DE PROVOCACIONES Y DESAFIOS
 
Los discursos oficiales y protocolarios, intervenciones públicas informales, ruedas de prensa y cadenas de televisión que el Presidente de la República sostiene cada vez más frecuentemente, han adquirido un tono agresivo y provocador, a medida que la crisis se profundiza. Con ello se plantea un asunto sui géneris: la palabra presidencial, en lugar de ser factor de avenimiento o consenso, divide e incita a la lucha.
 
Una de la características de esta forma de vincularse con la ciudadanía por parte del Presidente de la República, es que muchas veces adquiere curiosas formas, como la de atacar en la mayor parte de sus intervenciones a los adversarios permanentes o circunstanciales de su gobierno, pero empleándose a fondo, hasta llegar a lo vejatorio y la injuria, y en las últimas palabras, invita a los ofendidos al diálogo.
 
Estamos en una situación muy difícil en lo político y social; se profundizan las brechas existentes o se abren nuevas fisuras, lo cual, como es natural, atenta contra la unidad nacional, que es absolutamente imprescindible si es que se quiere encontrar soluciones.
 
De esta manera, la oratoria presidencial más bien es un factor de agudizamiento de las fricciones y no, como debe ser, un llamado a la concordia, un abrir de puertas para el diálogo, un extender la mano a los adversarios del momento, mediante la discusión de los problemas en busca de consensos.
 
Este estilo provocador es seguido por instituciones enteras. En el Congreso, el lenguaje común es el del mutuo ataque, que se llega a la injuria y aún a ofensas indecorosas como echar basura en la mesa en que está interviniendo el Presidente del Parlamento. Se nota allí la degradación política, desde luego azuzada por los diversos sectores en que se ha dividido el Parlamento, buscando captar posiciones a nombre de partidos y grupos políticos, y aún de apetitos de diputados que por propia iniciativa ofrecen colaboración bien pagada al gobierno.
 
Esta tendencia hace mucho daño a todos, comenzando por el Gobierno; la crisis afecta al pueblo ecuatoriano, a su presente y a su porvenir, debilita el sistema democrático y fragmenta los esfuerzos que debemos hacer todos para salir de la situación a la que nos ha llevado una conjunción de errores y pasiones.

 

Anuncios

Written by Nicolás Brito Grandes

3 agosto, 2009 a 22:14

Publicado en Noticias y política

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: