Nicolás Brito Grandes

Soy un electricista curioso que nunca se queda con la duda

Recetario para un desastre

leave a comment »

 Rafael Correa, recetario para un gran desastre.

 

Rafael Correa, el presidente de Ecuador, acaba de publicar un libro. Lo llamó Ecuador: de Banana Republic a La No República.

 

Supone que el país, bajo su mando, dejó de ser una República bananera, gobernada arbitrariamente en beneficio de una oligarquía deshonesta y del capital extranjero, para convertirse en otra cosa que no es, tampoco, una república tradicional con su separación y equilibrio de poderes, su constitución neutral y sus instituciones abiertas que propician los cambios suavemente al amparo tranquilo del Estado de Derecho.

 

En la solapa del libro Correa aporta sus notables credenciales académicas y declara su filiación ideológica. Dice ser un seguidor de la doctrina social de la Iglesia y de la hoy muy desacreditada teología de la liberación.

 

Pero es en el texto, compuesto por artículos previamente publicados, donde encontramos las claves de su Visión de los problemas de Ecuador. Es ahí donde comparece una abultada lista de Malos a los que fustiga junto a los buenos a los que cita elogiosamente.

 

La lista de los villanos es muy extensa: prácticamente todos los Presidentes que lo precedieron en el poder, los organismos internacionales de crédito, “la nefasta burocracia internacional y sus corifeos’”, el mercado y “la mano invisible” que lo guía, el Consenso de Washington, la independencia del Banco Central, la dolarización del país, el comercio libre internacional del ALCA), la privatización, lo que llama “la larga y triste noche neoliberal”, Las concesiones de los servicios a la empresa privada y la “tercerización” o contratación a terceros para evitar cargas fiscales o presiones sindicales. En la página 64 manifiesta una intención que me parece encomiable: “Liberar al Estado de los grupos de poder que lo controlan”.

 

Sus héroes son el Estado, la teoría de la dependencia, la planificación, el gasto público, el dirigismo desarrollista, una moneda nacional que sirva para encajar las crisis y compensar la improductividad del país, Raúl =rebisch, J. M. Keynes, James Petras – un disparatado economista marxista radical -, Las protecciones arancelarias para desarrollar la industria nacional, cierta conveniente inflación y hasta Facundo Cabral y Eduardo Galeano, como para poner cierta nota folclórica a un texto que es semiacadémico.

 

El libro tiene algunos errores impropios de un economista formado en Estados Unidos como, por ejemplo, afirmar que el gobierno de F. D. Roosevelt revocó el patrón oro en 1933, algo que sucedió, realmente, durante la Administración de Richard Nixon varias décadas más tarde. Roosevelt lo que hizo fue Devaluar el dólar con relación al oro: de 20 dólares la onza a 35, medida que, en su momento, fue considerada por muchas personas como una violación de los derechos de propiedad.

 

Estamos, pues, ante un gobernante que posee cierta visión ideológica perfectamente calificable como estatista (“tercermundista”, le llamaba Carlos Rangel), acompañada por una acendrada desconfianza en la economía de mercado y en las intenciones de las grandes democracias desarrolladas. Lamentablemente, a esta equivocada forma de entender cómo debe gobernarse, cuarenta veces fracasada en América Latina a lo largo del siglo XX, se une un temperamento claramente autoritario, según su propio hermano, y la perniciosa Arrogancia intelectual de quien no conoce la duda y se mantiene indiferente ante una realidad que desmiente constantemente las premisas de las que parte.

Si, de acuerdo con el análisis de Correa, la clase política ecuatoriana es totalmente venal e ignorante, y está rodeada por un ejército de funcionarios indolentes, ¿por qué cree que el Estado va a solucionar los problemas de la sociedad mejor que la sociedad civil? Si el sector público ecuatoriano es un minucioso desastre y su propio gobierno naufraga en medio de la corrupción y la ineficacia (según también opina su hermano) y ni siquiera pudo prever el anunciado colapso de la distribución de energía eléctrica,

 

Qué le hace pensar que dándole más poder y entregándole más recursos ese Estado va a hacer mejor su trabajo?

 

En lugar de mirar hacia Venezuela, que es el modelo perfecto de cómo NO debe gobernarse a una sociedad, el señor Correa debería observar cuidadosamente el tipo de Estado que los chilenos han construido a partir de los años ochenta, y luego, inteligentemente, han conservado y profundizado los posteriores cuatro gobiernos de la democracia, como hará el que salga electo en las próximas elecciones.

 

Es verdad que los chilenos hacen lo contrario de lo que Correa prescribe, pero parece aconsejable imitar los ejemplos exitosos, no los fallidos.

 

Al final de su libro, Correa cita a dos economistas que, probablemente, no ha leído o, peor aún, no ha entendido, Ronald Coase y Douglas North, y asume con ellos que la prosperidad, el desarrollo y la estabilidad dependen de la calidad de las instituciones y del carácter predecible de las reglas. Exactamente lo opuesto a lo que hace su gobierno. Eso se llama cultivar la esquizofrenia intelectual.

 

By CARLOS ALBERTO MONTANER

www.firmaspress.com

 


REACCIONES:

 

DE ACUERDO.
¿¿PERO UD. TOMÓ EN CUENTA QUE MONTANER ES AGENTE DE LA CÍA??

A propósito déme su dirección para enviarle gratis: "Las Guerras Libertarias de Quito", en donde demuestro que el proceso de manumisión continental se inició en Quito, en 1780, siendo la oligarquía del puerto, tenaz enemiga de la Libertad americana.

Juan Francisco Gabriel Morales Suárez

jfgms03@hotmail.com

 

Dr. Francisco Morales.

He oido eso de Montaner, pero eso no quita valides a su análisis, cuántos analistas fueron de la KGB, otros son de las FARC.

 

Hola Don Nico, le cuento que estoy leyendo el citado LIBRO, pero no me apoyare jamás en las conclusiones de un ASALARIADO de la CIA como el que cita usted al pie de la nota. Saludos y un abrazo para usted.

José Ramírez

pepito54@live.com

 

No interesa si es o no de la CIA, la evaluación del texto es buena, no se trata de  ideología, se trata de realidad del Ecuador y el Eco. Correa solo enfoca como le conviene, que es lo que ha hecho hasta la presente fecha. Debemos de entender que el pensamiento izquierdista, es sólo pensamiento porque al rato de la hora todos quieren comer bien, vivir bien, y en ese momento se olvidaron de los demás y los  motiva el pensamiento de la derecha.  Por eso hay que agradecer al Presidente Correa que con su Constitución de ilusiones ha despertado la atención y  conciencia de la gente pues nos están tocando el bolsillo de los ecuatorianos.  Cabe indicar respecto al  comentario que los guayaquileños desde época de escuela los libros resaltaron hechos históricos cargados de mentiras  que hoy quienes tenemos la suerte de tener una formación superior y la vivencia de la realidad social de nuestro país  debemos empezar aclarar pensamientos como lo del señor que ataca a Guayaquil, veo que sigue equivocado como muchos, el libro del Eco. Correa, no llama la atención y por lo visto esta cargado de contradicciones, es una reproducción de una información que le enseñan cuando uno estudia Economía con el enfoque y la forma de ver del profesor que lo dicta.  Es perder el tiempo. Lo que si esta claro se ha despertado el regionalismo entre los ecuatorianos, para mantenerse en el poder,  creo que el Presidente Correa  se olvido de agregar en su libro, los errores de su administración financiera, apartada de equidad y de otros principios constitucionales que nos esta llevando a una crisis mayor,  siendo su  objetivo  encontrar la forma de acabar con los guayaquileños centralizando todas sus instituciones sin importar las familias que afecta en Guayaquil, administración muy parecida a la época de Izquierda Democrática. La diferencia es que los actores de esta ciudad y los ecuatorianos no son los actores del siglo XVIII y  ahora todo el mundo se informa mejor.

Ing. Glenda García 

glendags@hotmail.es

Anuncios

Written by Nicolás Brito Grandes

2 febrero, 2010 a 15:48

Publicado en Noticias y política

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: