Nicolás Brito Grandes

Soy un electricista curioso que nunca se queda con la duda

Jaime Nebot, discurso del 9 de Octubre 2014

leave a comment »

nebot

Guayaquil: Revolución, Independencia, Libertad y Verdad

El 9 de Octubre entusiasma. Es que es Guayaquil, es que es su independencia.

Y entusiasma aún más, mientras más nos acercamos a los 200 años de la revolución de 1820. Y surgen los comentarios e ideas… cuánto hemos progresado… qué bella está la ciudad… qué bien que el cambio continúe… y qué más vamos a hacer para celebrar el bicentenario…?

¡Vamos a hacer y mucho, porque Guayaquil y ustedes lo merecen todo!

Pero no debemos confundir, guayaquileños, el cómo celebrar con el qué celebrar. Celebraremos con importantes obras sí, pero no celebraremos las obras; celebraremos nuestra independencia y nuestra libertad.

Y para celebrarlas no simplemente tenemos que recordarlas, tenemos que tenerlas, y para tenerlas tenemos que defenderlas… una mujer, la poetisa maría Leonor Madinya, hizo ya ese llamado: “Guayaquil, Guayaquil, como quisiera / que en el alma de todos se prendiera / la firme decisión de defenderte”. ¡Hagámoslo!

Guayaquil sin autonomía no sería Guayaquil. Guayaquil sin rebeldía no sería Guayaquil. Guayaquil sin valentía no sería Guayaquil. Jamás dejaremos de serlo. Guayaquil será siempre autónoma, rebelde y valiente.

Será siempre Guayaquil por la patria y Guayaquil por Guayaquil. Y para garantizarlo, aquí estamos nosotros, aquí están y estarán ustedes, eternos guerreros del cambio y del progreso. ¡Viva Guayaquil, carajo!

– COMPROMISO CUMPLIDO –

Pero, ¿no va más allá la libertad? Sí, la libertad significa, además, suma de verdades, jamás de mentiras. Lo expresó G. A. Bequer: “es mentira la gloria y el oro… / y todo lo que yo adoro / solo es verdad / la libertad”.

Revisemos nuestra verdad… mientras las pocas promesas de otros resultaron solo palabras que se llevó el viento, nuestros muchos y serios compromisos se hacen realidad.

Solo en este mes de octubre:

• Se firma el contrato para instalar el servicio de internet, gratuito y sin cable, en 6.000 puntos de la ciudad. Guayaquil se convierte en ciudad digital.
• Se firma el contrato de los estudios de la primera ruta del sistema aéreo suspendido, para transportar pasajeros.
• Se firma el contrato de los estudios de la vía alterna al kilómetro 24 de la vía a la costa, con su conexión a los terrenos en los que se construirá el aeropuerto intercontinental de Daular.
• Se presentan los estudios y diseños de los puentes que unirán Daule y Samborondón con Guayaquil.
• Se adjudica y firma el contrato de construcción del terminal terrestre alterno, en la vía a Daule.
• Se firma el contrato para la construcción del gigantesco monumento, en piedra y bronce, al Cristo del Consuelo.
Conciudadanos: palabra empeñada; palabra cumplida. Eso nos diferencia de los que mienten.

– 250 NUEVAS OBRAS –

Y, en este mismo mes de octubre, todos nuestros programas continúan y 250 nuevas obras transforman la ciudad y sus vidas.

• La legalización de terrenos y entrega de títulos de propiedad en los sectores populares; el desarrollo de nuestros programas habitacionales y la recepción de nuevas casas en “Mucho Lote 2”, no pierden su ritmo.
• Los libros gratuitos, los laboratorios de computación, y las tablets, también gratuitas, siguen siendo parte inamovible de nuestro compromiso con la niñez y la juventud.
• Decenas de parques continúan construyéndose e inaugurándose a lo largo y ancho del Guayaquil urbano y rural. Las áreas verdes crecen, pues han pasado del medio metro cuadrado por habitante a casi 9 metros cuadrados por habitante.
• El alcantarillado sanitario se ha terminado en el 90% de Guayaquil; está por terminar en bastión popular, las 26 cooperativas del kilómetro 8 ½ vía a Daule, Mapasingue y Prosperina; y avanza a paso firme en Pascuales y en la perimetral, hacia el oeste. Se cumplirá el compromiso de culminar la dotación de este servicio entre este año y el próximo 2015.
• Miles y miles de ciudadanos pobres se beneficiarán de la pavimentación de cientos de cuadras de nuevas calles, en muchísimas cooperativas de los Guasmos, Trinitaria Norte, Trinitaria Sur, Pascuales, El Fortín, Perimetral hacia el oeste, Vergeles, Bastión Popular, y las cooperativas del kilómetro 8 ½ vía a Daule.
• En el centro de Guayaquil y en el malecón de Puná; en las Riberas del Salado y otros sectores populares; en el museo de Emelec, en varias iglesias y en el avance del gran monumento a Guayas y Quil, está representada la regeneración urbana que es empleo, embellecimiento y, sobre todo, autoestima y distracción gratuita para todos los ciudadanos.

Hacemos sin hablar, cumplimos sin mentir, unimos y construimos, pues dividir y destruir no es tarea de patriotas. Todo por ustedes y para ustedes conciudadanos.

– CUIDADO CON EL GASTO EXCESIVO –

La libertad es también independencia, y la independencia tiene que ser política, pero también económica. Ojalá esté equivocado, pero me preocupa lo que está sucediendo en nuestro país.

Fidel Castro le confesó a su biógrafo, Ramonet, cuál era la diferencia entre un rico avaro y un revolucionario malgastador. El primero dijo, empobrece a algunos para enriquecerse él; mientras el segundo empobrece a todos y no enriquece a nadie.

Después de someter por más de 50 años al pueblo de Cuba a esa macabra realidad, parece que lo entendió. El problema es que ciertos socialistas no quieren entenderlo; se niegan a comprender que no hay plazo que no se venza, ni deuda que no se pague.

Jamás me he opuesto ni me opondré a la inversión social. Esa y no otra es la finalidad de cualquier gobierno, nacional o local, que sea solidario. A lo que me he opuesto y me opondré siempre es al gasto público excesivo; a aumentar en decenas de miles el número de empleados públicos; a endeudamientos agresivos y caros; a las obras exageradas e innecesarias.

Todo eso, más temprano que tarde, lleva a la iliquidez, a la falta de dinero.

Frente a esa situación lo que cabe es corregir; reducir el gasto público improductivo; hacer más eficiente la actividad estatal y fomentar la producción de los inversionistas privados, nacionales e internacionales.

Pero no solo en el discurso, sino en la práctica real. Y para eso hay que crear confianza y seguridad jurídica, sin las cuales no habrá inversión nacional ni extranjera y tampoco empleo suficiente.

Quien no quiera corregir cometerá nuevos errores y para seguir gastando, caerá en endeudamientos más caros; en peligrosos mecanismos económicos y monetarios; y en lo que ya estamos viendo, una política impuestera que amenaza con llegar hasta las hamburguesas y los perros calientes.

Todo esto acompañado de la intención de que ciertos subsidios, que hoy paga el gobierno, los pague el pueblo o sus municipalidades; y del manejo de dineros privados y de la apropiación de utilidades legítimas, como en el caso de los fondos previsionales y de las utilidades de los empleados de las telefónicas.

Por ese camino, lejos de resolverse el asunto se agravará, pues traerá como consecuencia un impacto negativo, aún mayor, en la economía, la inversión y el empleo. La pobreza puede estar a la vuelta de la esquina…

Todos, desde el gobierno hasta el último de los ciudadanos, debemos hacer esfuerzos efectivos para que estos males no afecten a los ecuatorianos y especialmente a los pobres.
No caben sacrificios unilaterales; un Estado cada vez más panzón no tiene derecho a ajustarle el cinturón al pueblo.

– COMPETENCIA DE TRANSPORTE –

El caso del transporte y sus tarifas, debo referirme obligatoriamente por ser de gran importancia popular y tener estricta relación con lo que acabo de manifestar. En la constitución y otras normas vigentes, está contemplado que una municipalidad no acepte el traspaso de una competencia si esta no viene acompañada del dinero suficiente. En el caso de la competencia del transporte, a la municipalidad de Guayaquil el gobierno le quiere entregar 30 millones de dólares cuando en realidad le corresponden $ 44’250.000.

Cuando las tarifas tienen subsidio, el gobierno central tiene que seguir pagándolo. Pero el gobierno se niega a pagar los $15’900.000 que entrega anualmente a los empresarios del transporte en Guayaquil.
Está prohibido quitarle a las municipalidades parte de sus ingresos legales sin reemplazarlos por otros de igual valor. El gobierno tampoco quiere hacerlo. Para traspasar la competencia en otras condiciones se necesitaría la aceptación expresa de la municipalidad; así lo establece el artículo 273 de la Constitución.

Dicen que nos traspasaron la competencia el pasado 15 de septiembre. Que exhiban el documento con nuestra aceptación expresa. No podrán, porque no existe.

El gobierno debe también fijar la estructura tarifaria y no lo ha hecho. Ha fijado si, una política tarifaria –que pese a las reformas de última hora, que nos dan la razón- mantiene la pretensión de ordenar a las municipalidades subir las tarifas del transporte y garantizar una rentabilidad a los transportistas.

El gobierno debe traspasar la competencia cumpliendo con la Constitución y la ley; solo entonces la recibiremos. Ojalá sea así. En caso contrario, por iniciativa ciudadana debemos ir a una consulta popular local para zanjar esta diferencia, pues la opinión del pueblo, la de ustedes, está por encima de la del presidente y de la mía.

Lo que quiere el gobierno es dejar de pagar el subsidio y obligar a las municipalidades a pagarlo del dinero de ustedes. Lo que quiere es que sean las municipalidades las que aparezcan como las que suben las tarifas, cuando es el gobierno el que ha dispuesto subirlas.

Eso es lo que quiere el gobierno, pero lo que importa es lo que ustedes quieren. Por eso les pregunto… ¿quieren ustedes que, pese al mal servicio, se suba el precio del pasaje urbano? ¿Quieren ustedes que parte del dinero del municipio, que es suyo, se entregue a los empresarios del transporte?. ¿Quieren ustedes recibir menos obras y servicios? ¿quieren ustedes que la municipalidad de Guayaquil siente el terrible precedente de recibir una competencia en condiciones que violan la constitución y las leyes vigentes?… ¡su respuesta es no! Ha quedado claro.

Mi voz se suma a la suya y la voz del pueblo es la voz de Dios. Que no la desoiga el gobierno, pues Guayaquil no es pueblo de cachorros asustados y obedientes, sino de hombres y mujeres maduros y pensantes, capaces de entender y de aprender, pero jamás de retroceder y peor de temer!

– OCTUBRE: REVOLUCIÓN –

Octubre es independencia, octubre es libertad. Pero también conciudadanos, octubre es revolución.

Revolución no es, no debe ser, lo que Mao creyó que era: un proceso violento y sangriento, mediante el cual una clase social desplaza a otra. Revolución no es atropello, odio, división, discurso impertinente, o mera buena intención.

Revolución tampoco es sarcasmo… “que ningún ciudadano se perpetúe en el poder y no habrá otra revolución” dijo Porfirio Díaz, presidente de México, y se quedó 35 años en el poder…

“Justicia, igualdad de méritos, trato respetuoso y aplicación plena del derecho. Eso es revolución”, sentenció martí.

La revolución debe ser cumplimiento, unidad, actitud constructiva y bienestar colectivo.

La revolución compatriotas es, además, libertad. El hombre nace libre, responsable y sin excusas. Y esa libertad no tiene cuerpo ni medida, solo se la aprecia por las cosas que con ella se consiguen y por las que sin ella se pierden. Y esas son, ni más ni menos, todas las cosas importantes.

Esa libertad no se la cede, y el que la cede para adquirir una seguridad temporal, no merece ni libertad ni seguridad. Guayaquil jamás cederá su libertad. A estos conceptos responde nuestra revolución del bienestar, la que hemos hecho y seguiremos haciendo juntos, la del cambio para bien, la del orgullo y la autoestima popular.

En cuanto a la libertad, siempre habrá dos bandos. Los que hablan de libertad y la aborrecen, porque solo la quieren para ellos, están en el uno. Los que practicamos y amamos la libertad, porque la queremos para todos, estamos en el otro.

Cuando la mayoría de un pueblo es y quiere seguir siendo libre ¿existe alguna fuerza capaz de impedir que lo sea? Sin duda, no. No aquí, al menos.

Aquí el ave de la libertad no perderá ni una sola de sus plumas.

Guayaquil es y será libre, nada ni nadie lo impedirá, pues “somos los huancavilcas raza de fuertes y bravos / jamás nos sometimos, nunca fuimos esclavos / jamás pedimos tregua, nunca imploramos clemencia / así es como ganamos nuestra altiva independencia”.

¡Progreso y libertad es nuestra vida. Progreso y libertad hasta la muerte!.

Anuncios

Written by Nicolás Brito Grandes

10 octubre, 2014 a 08:48

Publicado en Noticias y política

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: