Nicolás Brito Grandes

Soy un electricista curioso que nunca se queda con la duda

La Gran Conspiración

leave a comment »

supervivencia

Muchas veces se escucha hablar de la “Gran Conspiración” e inmediatamente aparecen teorías que proponen la visita de seres extraterrestres de todas las razas, o el contubernio de las naciones del primer Mundo afanadas por esclavizar a las personas que vivimos en el resto del mundo.

Pero este artículo no es sobre esas teorías, sino sobre lo que considero que es realmente la Gran Conspiración a la que esta sometida la mayoría de la humanidad desde hace centurias.

Realmente si hay una Gran Conspiración, esta fue instituida allá por el año 400 DC, cuando un grupo de políticos se reunieron para crear un libro que regiría la vida de millones de personas, y para lograr su objetivo, declararon que este texto es obra de personas pero bajo la inspiración de Dios, me refiero a la Biblia.

En la compilación de la Biblia fueron descartados muchos testimonios de personas que convivieron con el Maestro Jesús, esto porque el interés de esta nueva corporación se veía afectado por estos Evangelios, donde se  relata al Maestro en su faceta real.

La nueva corporación necesitaba un nuevo Dios al que sus seguidores adoren, dejando de lado al Dios de los judíos; esto pese a que el Maestro siempre insistió en que él no es dios.

La Gran Conspiración permitió que la Corporación conocida como Iglesia Católica acumule un poder nunca antes visto.

Una de las herramientas que le permitieron esto fue la creación de una institución denominada LA CONFESIÓN, donde todas las personas, el labrador, el carnicero, el bufón, el príncipe, el amante de la reina, etc., estaban obligadas, so pena de ir al infierno,  a conversarle al sacerdote todo lo que creían que era un pecado. “Quien tiene información privilegiada tiene poder”.

La otra artimaña para que esta Corporación sea la más poderosa del mundo fue que sus soldados estaban obligados a la obediencia absoluta.

En Alemania una persona tuvo la valentía de rebelarse contra este inmenso poder y creó la Iglesia Protestante que en la actualidad es tan  variada y muchas de sus variantes son más opresoras que la Corporación contra la que se rebelaron, esto permitió que los líderes de algunas de estas Iglesias Protestantes o Evangélicas sean personas con inmensas fortunas.

Muchas de estas nuevas Corporaciones se autodenominan Evangélicas, pero no tiene el menor empacho en invocar el Antiguo Testamento cuando éste sirve a los intereses de sus propietarios, especialmente en lo concerniente al pago de diezmos a las personas encargadas de administrar el culto.

Desde que tengo uso de razón me molestaba que la parafernalia de las diferentes iglesias y la opulencia que mostraban sus jerarcas, era incompatible con lo que leía en los Evangelios, inclusive más de una vez me gané fuertes reprimendas porque hacía públicas mis ideas.

Recuerdo que en una ocasión, tendría unos 9 años, mi mami me dijo “Nico apúrate que ya mismo comienza la misa” a lo que yo le pregunté “A qué hora comienza la función”… tremenda repelada que me gané.

Por muchos años he meditado sobre estos temas, lo que me llevó a descubrimientos gratificantes.

Llegué a la conclusión que el asunto de la religión es de lo más sencillo, no necesitaba de parafernalia, y sobre todo es un asunto personal.

La doctrina del Maestro Jesús la resumo en el siguiente pensamiento “no se debe ser bueno por miedo al castigo de un Dios vengativo sino por amor a los demás”.

La mejor Iglesia es la que no construye edificios sino que trabaja en el corazón de las personas, la que no se cubre de oro sino que este lo usa para el bienestar de los pobres, la que enseña las verdaderas Leyes Divinas pero con la fuerza del amor y no bajo la amenaza del asesinato, de la tortura o de apropiarse de los bienes ajenos.

El afán de compartir con la mayor cantidad de personas el producto de mis años de cavilaciones me motivó a escribir el libro Supervivencia con el que busco empezar a romper el velo con el que los jerarcas de las corporaciones religiosas cubren la verdad que el Maestro Jesús y otros Maestros que encarnaron en este mundo nos legaron.

Solo la verdad nos da la libertad y su búsqueda es lo mejor que podemos hacer en este mundo.

Dejemos a cada vida su afán.

Anuncios

Written by Nicolás Brito Grandes

24 septiembre, 2015 a 20:24

Publicado en Libro Supervivencia

Gracias por su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: